Damascos Turcos

Damascos Turcos

Los damascos turcos son una variedad de albaricoques originarios de Turquía y son conocidos por su sabor dulce y aroma intenso. Estos albaricoques son ampliamente cultivados en las regiones montañosas de Turquía, donde las condiciones climáticas son propicias para su crecimiento.

Los damascos turcos se caracterizan por su piel de color naranja dorado con un ligero vello, y su carne jugosa y suave. Son una fruta muy apreciada en la cocina turca, donde se consumen frescos, secos o en forma de mermeladas y conservas. Además de su delicioso sabor, los damascos turcos también son valorados por sus beneficios para la salud, ya que son ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes.

Estos albaricoques se pueden encontrar frescos durante su temporada de cosecha, que generalmente es durante los meses de verano. También se pueden disfrutar durante todo el año en forma de albaricoques secos, los cuales son populares como aperitivos o ingredientes en diversas recetas culinarias.

$3.990

Damascos Turcos: Un Tesoro Dulce y Nutritivo

Los damascos turcos, también conocidos como orejones, son un fruto seco con una larga historia y un sabor irresistible. Originarios de Turquía, estos albaricoques deshidratados al sol son una fuente natural de energía, fibra y vitaminas que te sorprenderán.

Un sabor dulce y una textura irresistible:

Su textura suave y carnosa, junto a su sabor dulce y ligeramente ácido, los convierte en un snack perfecto para disfrutar solo o en compañía. Son ideales para llevar a cualquier lugar como un bocado saludable y saciante.

Un concentrado de nutrientes:

Los damascos turcos son una excelente fuente de:

  • Fibra: Ayuda a mejorar la digestión, prevenir el estreñimiento y regular el colesterol.
  • Potasio: Regula la presión arterial y ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso.
  • Vitamina A: Esencial para la salud de la vista, la piel y el sistema inmunológico.
  • Vitamina C: Fortalece el sistema inmunológico y tiene propiedades antioxidantes.
  • Hierro: Previene la anemia y ayuda al transporte de oxígeno en el cuerpo.
  • Calcio: Fortalece los huesos y dientes.

Un aliado para tu salud de los Damascos Turcos:

Además de su delicioso sabor, los damascos ofrecen diversos beneficios para la salud:

  • Previenen enfermedades cardíacas: Su contenido de fibra y potasio ayuda a reducir el colesterol y la presión arterial, dos factores de riesgo para las enfermedades cardíacas.
  • Fortalecen el sistema inmunológico: La vitamina A y C presentes en los damascos turcos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y combatir enfermedades.
  • Mejoran la digestión: La fibra ayuda a regular el tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento.
  • Protegen la vista: La vitamina A es esencial para la salud de la vista y previene enfermedades como la degeneración macular.
  • Cuidan la piel: La vitamina A y C también son importantes para la salud de la piel, previniendo el envejecimiento prematuro y las arrugas.

Un ingrediente versátil:

Los damascos son un ingrediente versátil que puedes utilizar en una gran variedad de recetas:

  • Postres: Añádelos a tus pasteles, galletas, muffins o tartas para un toque dulce y nutritivo.
  • Ensaladas: Combínalos con lechuga, queso feta y nueces para una ensalada fresca y deliciosa.
  • Salsas: Prepara una salsa agridulce con damascos turcos, vinagre y especias para acompañar carnes o verduras.
  • Comidas saladas: Utilízalos en guisos, arroces o rellenos para dar un toque de sabor y textura.

Los damascos turcos son un regalo de la naturaleza que te ofrece un sabor irresistible y una gran cantidad de nutrientes. Disfrútalos como snack, en tus recetas favoritas o como un complemento saludable para tu dieta.

¡Disfruta de los beneficios y el sabor único de los damascos turcos!

Peso N/D
Dimensiones N/D
Presentación

250 Grs